Buscar

Consejos de seguridad para proteger tu vivienda



Pese a que la mayor parte de robos con fuerza en viviendas tiene lugar durante la ausencia de las personas, en muchas ocasiones la presencia de alguien no es un impedimento para que los intrusos asalten tu casa.


Los robos con violencia e intimidación han aumentado durante los últimos años, especialmente en viviendas unifamiliares. Te compartimos una serie de consejos de seguridad con los que reduciremos las posibilidades de sufrir robos en nuestros hogares.

1. Incrementar la seguridad en la puerta


La mayor parte de las intrusiones tienen lugar a través de la puerta de acceso a la vivienda. Es fundamental contar una puerta blindada con al menos dos puntos de cierre y evitar que existan aperturas o huecos que posibiliten hacer palanca para forzarla.

2. Cuida tus ventanas


Es imperativo contar con rejas o elementos de seguridad similares para evitar el acceso a través de las ventanas. Si vives en pisos altos tampoco debes pensar que estás seguro.


Otra opción casera para proteger las ventanas es taladrar el marco e introducir en el agujero un clavo largo que sirva de tope. Las persianas, aunque en ningún caso sustituyen a la seguridad de unas rejas, también pueden servir como elemento de protección. Todo obstáculo para los cacos reducirá las posibilidades de intrusión.

3. Recuerda que el enemigo puede estar en casa.


Antes de “abrir” las puertas de tu casa a desconocidos del servicio doméstico (personal de limpieza, niñera…) es imprescindible pedir referencias además de disponer de todos sus datos personales y copia de la documentación. Si les has facilitado las llaves de la vivienda y das por finalizada la relación laboral, por motivos de seguridad es conveniente cambiar la chapa de la puerta.

4. Apuesta por un sistema de seguridad para tu vivienda.


Las medidas de seguridad más habituales en las viviendas son:

1. Puertas blindadas 2. Rejas 3. Alarmas 4. Cámaras de Vigilancia

5. No abrir nunca a desconocidos.


Si no esperas previamente la visita de un comercial, técnico etc, no conviene abrir la puerta a ningún desconocido, independientemente de que vaya uniformado y/o acreditado. A la hora de cometer robos o estafas, los delincuentes se hacen pasar por vendedores o técnicos de empresas de electricidad, gas o telecomunicaciones para acceder a las viviendas.

6. Iluminar bien el perímetro y los accesos a la vivienda.


Es importante tener bien iluminados los accesos a la vivienda y el perímetro, estas medidas son muy efectivas para disuadir a los intrusos. Para evitar que el consumo de electricidad se dispare, puedes optar por reflectores y antorchas solares para el jardín y focos con detección de movimiento para los accesos.

7. Evita que robar en tu vivienda sea rentable.


Los asaltantes de viviendas, eligen sus objetivos teniendo en cuenta el binomio “rentabilidad-riesgo”. Si asaltar la vivienda es arriesgado y la recompensa es pequeña, lo descartarán. Por el contrario, si saben que la recompensa es atractiva arriesgarán por hacerse con ella.



Con información de agencias.